Inicio de sesión

Buscador

​De este modo, el grupo se comprometió nuevamente a continuar disminuyendo su producción a una cuantía de 1,2 millones de barriles por día, anuncio que se encontraba ampliamente incorporado en los precios d​e mercado y que había contribuido a generar una fuerte alza en el valor del petróleo en las últimas semanas. De hecho, a la espera de la reunión, el petróleo WTI ha aumentado un 14% desde comienzos de junio, hasta los $60 el barril.

En términos de perspectivas, el consenso prevé cierta estabilidad en el precio del petróleo WTI para el segundo semestre del año al estimarse niveles US$62,0 en promedio. Sin embargo, existen riesgos importantes en torno a la proyección de dicha cifra, dado los problemas que enfrentaría tanto la demanda como la oferta de esta materia prima. 

Por el lado de la demanda no es descartable que las tensiones entre China y EE. UU. puedan reflotar nuevamente, en un contexto en que la economía global se encuentra en un proceso de desaceleración, lo que podría repercutir en el consumo. Por el lado de la oferta, importantes productores tales como Venezuela, Libia e Irán han enfrentado problemas para abastecer el mercado, ya sea por problemas internos como por restricciones internacionales.

¿Qué ha pasado con el Cobre y Oro?​

Mientras que la búsqueda de refugio financiero ha beneficiado el precio del Oro hasta niveles máximos desde el año 2013, el valor del cobre se ha mantenido presionado debido a que sus principales consumidores muestran un menor desempeño económico.

Las perspectivas para ambas materias primas podrían ser contrarias para los próximos trimestres. En caso de que las tensiones globales se moderen y la economía internacional logre estabilizarse, el precio del Oro podría moderarse. De hecho, el consenso estima un valor de US$1.350 la onza para fines de año, es decir, algo inferior a las valorizaciones actuales de US$1.418. Por otro lado, el menor crecimiento del sector industrial ha afectado el precio del Cobre, no obstante, se prevé que el mercado se mantenga con un déficit de producción en el bienio 2019-2020, situación que podría sostener el precio del metal rojo en caso de que la economía mundial se estabilice. Así, el consenso de mercado espera que su valor pueda converger a niveles de US$2,85 la libra hacia fines de año, desde su valor actual de US$2,65 la libra.​